Muchas personas se sorprenden cuando son acusados de intentar atacar con un arma mortal a una persona durante una discusión porque señalan que la disputa nunca se desencadenó en golpes y ni siquiera estaban portando armas de fuego. Pero la realidad es que el “asalto” no requiere de un contacto físico, ni el término “arma mortal” describe a las armas de fuego, sino a todo aquel objeto que sea letal o por la forma en que se utilizó, pudo resultar en la muerte de la víctima. Lo anterior puede incluir una lista larga de casi cualquier objeto, tales como, una silla, una piedra o un vidrio roto.

Un cargo por asalto con arma mortal es una situación legal más compleja que la de un cargo por asalto simple principalmente porque las sanciones son más severas, pero también porque, según el caso, se pueden llegar a involucrar otras leyes tal como la Ley de los Tres “strikes” y Fuera, o la Ley de Inmigración y Nacionalidad Federal, esta última solo si usted es un inmigrante.

¿Busca ayuda legal de un abogado con conocimientos y experiencia llevando casos de Asalto con Arma Mortal?

Si enfrenta cargos de este tipo hace bien en buscar ayuda legal especializada, ya que en estos casos es determinante estar bien asesorado y seguir una estrategia sólida. Si está en Orange County puede contactar a un abogado penalista de Orange County Criminal Lawyer.

Mientras tanto, le recomendamos leer este artículo hasta el final para conocer los aspectos legales y consecuencias de este hecho punible, así como, las defensas que un abogado puede emplear para luchar contra estos cargos. Pero antes, queremos aclarar que la información aquí contenida no es un consejo legal, ya que es muy importante que previamente evaluemos el caso en concreto para brindar un asesoramiento adecuado. En caso de necesitar ayuda por favor contáctenos.

¿Cómo se configura el delito de Asalto con Arma Mortal?

De acuerdo con la sección 245(a)(1) del Código Penal de California una persona incurre en este hecho punible cuando un individuo de forma voluntaria intenta atacar a otra persona con un arma mortal.

De la definición brindada por la ley podemos deducir que las circunstancias que configuran el hecho punible son las siguientes:

  • Que la acción desplegada por el acusado constituya un asalto;

  • Que en el asalto se haya involucrado un arma mortal;

  • Que se trató de una acción intencional;

  • Y que el individuo estuviera consciente del daño que podía provocar con su acción.

Ahora bien, es importante que analicemos cada uno de los elementos mencionados anteriormente para conocer los aspectos legales que conlleva y entender más a detalle lo que implica este hecho punible.

Que la acción desplegada por el acusado constituya un asalto

Para entender este elemento y conocer lo que implica es necesario que nos preguntemos ¿qué es el asalto? Según su definición legal, “asalto” es un intento ilegal con una capacidad actual de lesionar a una persona.

En ese sentido, para que una acción se pueda entender como asalto, es necesario que en el hecho coexistan las siguientes circunstancias:

  • Intento ilegal de lesionar; y

  • Capacidad actual

¿Qué significan cada una de estas circunstancias? El intento de lesionar es hacer un esfuerzo y los pasos necesarios para lograr lesionar a una persona, sin que sea necesario que el perpetrador haya logrado su objetivo de lesionar. Mientras que la capacidad actual se refiere a que la persona que supuestamente cometió el asalto haya tenido las cualidades o aptitudes físicas para lesionar a la otra persona, por ejemplo, un anciano que por su estado senil no tiene fuerzas para caminar no puede ser acusado de asaltar a un joven de 25 años.

Que en el asalto se haya involucrado un arma mortal

Todos los elementos de procedencia son importantes, porque si faltare uno de ellos, no habría lugar a un cargo de este tipo, pero este elemento específico al que nos estamos refiriendo, vale decir, que en el hecho se haya involucrado un arma mortal, es relevante porque se trata de una circunstancia que hace la diferencia entre el asalto simple y el asalto con arma mortal.

Un “arma mortal” es cualquier arma u objeto que sea capaz de producir lesiones graves o la muerte de un individuo o que por la forma en que se utilizó pudieran causar estos mismos resultados. Aquí podemos incluir las armas letales que son obvias tales como navajas y cuchillos, pero también otros objetos comunes como lo son una botella, un bate, un perro agresivo, un auto, una piedra o un bloque.

Cabe señalar que a los efectos de la ley se entiende por “lesión grave” aquel daño físico significativo o sustancial, por ejemplo: laceraciones, huesos rotos, contusión cerebral o pérdida de la conciencia.

Se trató de una acción intencional

Cuando la normativa legal que regula este delito exige que la acción haya sido intencional, no quiere decir que su intención haya sido lastimar a una persona o violar la ley, sino que su acción haya sido voluntaria, lo que significa que no fue un accidente ni alguien lo obligó a hacerlo.

En ese sentido, no es válido alegar por ejemplo “yo tomé el bloque para lanzarlo a la pared y descargar mi ira más no con el propósito de que cayera sobre la víctima y lastimarla” porque de igual manera su acción fue voluntaria y pudo producir lesiones corporales graves o la muerte de la persona, no fue que el bloque se le cayó o alguien le amenazó si no lo lanzaba.

Que el individuo estuviera consciente del daño que podría provocar con su acción

Tener conciencia del daño que se podría causar por cometer la acción de la cual se le acusa implica estar en pleno uso de sus sentidos y facultades mentales, es decir, conocer perfectamente que la acción desplegada podría causar lesiones graves en la víctima.

Sin embargo, eso no significa que el acusado pueda alegar que no estaba consciente del daño que se pudo provocar, ya que la ley solo exige que cualquier persona razonable en su posición lo hubiese sabido, por ejemplo, toda persona sabe que lanzar un cuchillo al aire puede ser peligroso.

¿Qué debe probar la parte acusadora para que me condenen por cometer este hecho punible?

La parte acusadora debe probar que en el hecho coexistieron todos y cada uno de los elementos analizados anteriormente, esto es:

  • Que la acción desplegada por el acusado constituya un asalto;

  • Que en el asalto se haya involucrado un arma mortal;

  • Que se trató de una acción intencional;

  • Y que el individuo estuviera consciente del daño que podría provocar con su acción.

A fin de probar cada uno de esos elementos la parte acusadora se puede valer de cualquier medio probatorio: testigos, cámaras de seguridad que captaron en video el momento del supuesto asalto, el acta del oficial de policía que lo arrestó por el hecho violento (si hubo un arresto), el testimonio de la propia víctima y cualquier otra evidencia que básicamente sirva para demostrar que usted cometió el delito, además de sus argumentos respecto al por qué el objeto que utilizó constituye un arma mortal.

Sin embargo, con ayuda de una buena estrategia, todos esos medios probatorios pueden ser desvirtuados, debilitados o suprimidos del proceso por un Juez en virtud de su ilegalidad.

Si un Juez me declara culpable de cometer este delito ¿a qué sanciones me enfrento?

Este hecho punible recibe el tratamiento legal de “wobbler” lo que significa que puede imputarse como un delito grave o menor (se tambalea entre ambas calificaciones) pero ¿qué lo determina? La calificación del delito la coloca el Fiscal de la acusación, quien para formar su conclusión deberá observar las circunstancias del hecho y si el acusado posee o no un historial criminal y, de acuerdo a cómo se imputen los cargos, el castigo podrá ser menos o más severo, pero siempre conlleva cierta rigurosidad.

De calificarse como un delito menor las sanciones serán las que acontinuación se mencionan:

  • Encarcelamiento en una cárcel del condado por hasta 1 año;

  • Libertad condicional sumaria; y/o

  • Hasta $1.000 en multas. 

Por otro lado, si se califica como delito grave las consecuencias se incrementan en la siguiente medida.

  • Encarcelamiento en una cárcel estatal por hasta 4 años;

  • Libertad condicional formal; y/o

  • Hasta $10.000 en multas.

Pero estas sanciones se vuelven más rigurosas cuando el arma mortal es un arma de fuego o el asalto se cometió contra un oficial de la policía o un bombero. Estas dos situaciones son circunstancias agravantes que dan lugar a una mejora de la sentencia (una sentencia más severa).

Si se involucró un arma de fuego la sentencia depende del tipo de arma, si el arma es ordinaria, entonces el crimen será tratado como “wobbler” y las sanciones serán las mismas que las detalladas anteriormente, lo único diferente es que, si se califica como un crimen menor la pena mínima de prisión será de 6 meses. Ahora, si se trata de un arma semiautomática, de asalto, un rifle o una ametralladora, el delito siempre se trata como grave y la sentencia máxima de cárcel podría llegar hasta los 12 años.

Por otro lado, si la víctima del asalto es un oficial de policía o bombero que se encontraba ejerciendo sus funciones en el momento en que fue asaltado y el acusado lo sabía o debió haberlo sabido, entonces el hecho se considera un delito grave y la sentencia máxima será hasta 5 años en una prisión estatal, y si además se involucró un arma de fuego será por hasta 12 años.

¿De qué trata la Ley de los Tres “Strikes” y Fuera y en qué se relaciona con este hecho punible?

La Ley de los Tres “strikes” es una de las leyes aplicables en este delito y consiste en aumentar la severidad de las sanciones por cada reincidencia en un delito grave, básicamente cada “strike” es un delito grave y de llegar a tres, la condena podría llegar a ser cadena perpetua.

Esta ley se aplica de la siguiente manera:

  • Si la condena por asalto con arma mortal es su primer delito grave en su historial criminal, no hay lugar a sanciones más severas que las ya establecidas por la ley, pero esto le dejaría un primer “strike” como advertencia de si vuelve a incurrir en un delito grave.

  • Si la condena por el delito objeto de análisis es su segunda sentencia por un delito grave el castigo será por el doble de lo establecido en las leyes para ese delito y deberá cumplir con al menos el 85% de la sentencia para que un Juez considere beneficiarlo con libertad condicional.

  • Y una tercera condena por el hecho punible daría lugar a una pena de prisión de mínimo 25 años a cadena perpetua.

Nota: Cabe aclarar que esta ley sólo es aplicable bajo el escenario en que el delito se califique como grave.

¿Qué consecuencias negativas puede generar una condena por este delito en mi estatus migratorio?

Solo existen consecuencias negativas al estatus migratorio del acusado si el delito es un delito grave con agravante, en cuyo caso es posible que lo deporten o lo declaren inadmisible para los Estados Unidos.

Es importante señalar que para ser deportado solo basta con que se le declare culpable de cometer un delito que según la Ley de Inmigración y Nacionalidad Federal sea “deportable” por lo que no serán determinantes otros factores que puedan “atarle” a los Estados Unidos, como por ejemplo, que tenga muchas propiedades, que tenga hijos menores de edad nacidos en el país o su permanencia sea legal.

De igual forma, ser declarado inadmisible por un delito significa que usted no podrá volver a ingresar al país.

¿Qué debo hacer en caso de un arresto por este hecho punible?

Ante un arresto hay varias cosas que debe hacer para que su escenario legal no se complique, entre ellas:

  • Permanezca en silencio. Muchas veces las personas arrestadas empiezan a emitir explicaciones, gritan obscenidades a la supuesta víctima y afirman cosas que más adelante pueden resultar perjudiciales ante la Corte. Por eso lo ideal es que esté en silencio, no conteste preguntas sin antes asesorarse con un abogado, y hágale saber a los oficiales que conoce sus derechos.

  • No se resista al arresto. Hacerlo le puede generar un cargo adicional por obstruir la labor de los oficiales y eso solo haría complicar más las cosas ante la Corte.

  • Llame a un abogado. Este paso es muy importante para conseguir que salga en libertad bajo fianza y empezar a trabajar en su defensa.

¿Qué estrategias de defensa son las más empleadas en estos casos? 

Las estrategias de defensa no son algo que podamos tomar a la ligera ya que es importante e indispensable hacer un análisis pormenorizado de todas las circunstancias que rodean el caso específico, tomar en cuenta todas las normas aplicables, los argumentos que presentó el fiscal para su acusación, conocer las evidencias que este presentó, entre otros aspectos, y luego de efectuar ese análisis es que se puede determinar cuál es la defensa más viable para su caso en concreto. De allí que se conozcan como “estrategias de defensa” porque estas deben emplearse estratégicamente para que se logren los resultados buscados.

Ahora bien, entre las defensas más empleadas para combatir este hecho punible se incluyen las siguientes:

  • El objeto que el acusado tenía no puede ser considerado como “mortal”

  • No fue un acto voluntario

  • Actuó en defensa propia o de un tercero (legítima defensa)

  • Evidencia Insuficiente

Todas estas defensas se explican a continuación:

El objeto que el acusado tenía no puede ser considerado como “mortal”

El problema con el término “arma mortal” es que la ley lo define de una manera en que casi cualquier cosa puede considerarse un objeto letal, pero esto no significa que la parte acusadora se puede valer de ello y formular este tipo de acusaciones por cualquier instrumento que el acusado tenía en su mano al momento en que se suscitó el hecho.

Lo que sucede generalmente es que el fiscal da su teoría de por qué el objeto debe considerarse un arma mortal y el abogado de defensa criminal tiene la tarea de desvirtuar por completo esa teoría. Por ejemplo, el Fiscal afirma que el acusado tenía una piedra en sus manos y que de haber sido lanzada para intentar herir a la víctima se habrían causado lesiones graves o incluso la muerte; pero su abogado podría decir que el tamaño y grosor de la piedra no es suficiente para causar lesiones corporales y por tanto no puede tratarse como “mortal”.

Si su abogado defensor convence al juez sobre que el objeto que usted utilizó no puede ser considerado “mortal” a los efectos de las leyes que lo regulan, es posible que le reduzcan sus cargos a asalto simple, en cuyo caso las sanciones son menos severas, no se aplican las leyes de inmigración o la de Tres Strikes y Fuera y hay más probabilidades de salir en libertad condicional.

No fue un acto voluntario

En ocasiones el hecho considerado como “asalto” no es precisamente un acto voluntario llevado a cabo por el acusado, sino que son accidentes que se originan dentro de una discusión y son tomadas como asalto, por ejemplo, que usted estaba discutiendo con su esposa mientras estaba en la cocina cortando carnes y en un mal movimiento el cuchillo se le soltó de las manos y terminó volando por el aire y casi hiriendo a la supuesta víctima.

En estos casos no habría lugar a una condena por el hecho punible, ya que una simple discusión no constituye un “asalto” siendo que este es un intento de agredir a alguien, y en el ejemplo planteado, el supuesto intento de agresión solo fue un accidente.

Actuó en defensa propia o de un tercero (legítima defensa)

Según la definición de la ley, el asalto es un intento “ilegal” de causarle lesiones corporales a una persona, y usted se preguntará ¿por qué esa distinción? ¿cuándo una acción de este tipo es legal? precisamente cuando ese intento de causar lesiones se debe a un acto de defenderse a sí mismo o a otra persona del peligro que representa una persona. En ese caso, habría una justificación legal para el hecho y por tanto no habría lugar a una condena por este delito.

Evidencia Insuficiente

Esta defensa se emplea cuando, si bien la Fiscalía tiene pruebas de sus acusaciones, las mismas no son suficientes para demostrar que verdaderamente se configuró el delito. Por ejemplo, la Fiscalía puede ofrecer a un testigo que declaró haber presenciado una fuerte discusión entre el acusado y la víctima, pero dicha declaración sólo prueba que hubo una discusión más no es suficiente para demostrar que el acusado intentó agredir a la víctima ni mucho menos que lo hiciera valiéndose de un arma mortal.

De no existir evidencias suficientes para probar con certeza que en el hecho del que le acusan se configuró un delito, no habría lugar a la procedencia de una condena y por tanto su caso se desestimaría.

Necesito asesorarme legalmente con un abogado especialista en Asalto con Arma Mortal cerca de mí

Si actualmente está enfrentado cargo por un delito de este tipo le recomendamos no tardar en buscar ayuda legal, ya que ante estos casos es importante estar representado desde el inicio de la investigación para obtener los mejores resultados posibles, bien sea logrado que sus cargos sean reducidos, y gracias a ello las sanciones que pueda enfrentar sean menos severas y haya mayor posibilidad de salir bajo régimen de libertad condicional, o en el mejor escenario, estos sean desestimados por completo y no tenga que sufrir ninguna consecuencia legal.

Si está en Orange County puede llamar al 714-262-4833 y pedir que le agenden una consulta con un abogado penalista de Orange County Criminal Lawyer que le ayude a entender su caso y determine una estrategia adecuada a este. Estamos disponibles para usted las 24 horas del día los 7 días a la semana para responder a todas sus preguntas y evitar que sus derechos sean vulnerados. ¡Llámenos ya!